La hormona irisina, que liberamos al hacer deporte, podría ser la clave para el tratamiento del Alzheimer


2019-03-23 / Redacción

Hacer ejercicio tiene numerosas ventajas para nuestra salud, como la mejora de la presión arterial o la reducción del riesgo de padecer diabetes. Uno de los efectos más interesantes del deporte es la liberación de la hormona irisina. Esta hormona parece estar relacionada con los niveles de ansiedad. Así, una mayor liberación de esta hormona podría ayudarnos a sentir menos ansiedad.


Hacer ejercicio tiene numerosas ventajas para nuestra salud, como la mejora de la presión arterial o la reducción del riesgo de padecer diabetes. Uno de los efectos más interesantes del deporte es la liberación de la hormona irisina. Esta hormona parece estar relacionada con los niveles de ansiedad. Así, una mayor liberación de esta hormona podría ayudarnos a sentir menos ansiedad.

Además de eso, la hormona irisina - liberada al hacer ejercicio - ayuda a que la grasa blanca se convierta en grasa beige, lo que no solo nos ayuda a protegernos del frío, sino también a perder peso. Sin embargo, la hormona irisina podría tener una función todavía más importante, según una investigación publicada recientemente en la revista Nature.

Según estos investigadores, la irisina podría ayudar a mejorar nuestra capacidad cognitiva, lo que podría ayudar a frenar el avance del alzheimer. Esta investigación, realizada en ratones, encontró que tanto la irisina, como la FNDC5 - la proteína precursora de la irisina - reducían los déficit de memoria y de aprendizaje que los ratones mostraban.

No solo eso, sino que encontraron que al bloquear la liberación de la irisina, los beneficios observados desaparecían. Al encontrar esta relación en ratones, los investigadores observaron el cerebro de personas que padecían alzheimer y personas que tenían un cerebro sano. Lo que observaron reforzaba el descubrimiento realizado en ratones.

Este descubrimiento sugiere que podría utilizarse algún medicamento que aumente la producción de irisina, ayudando así a reducir los síntomas y el avance del Alzheimer. Por el momento, esta investigación está todavía en la fase de experimentación con animales. Una vez superada esta fase comenzarán a probar con humanos si realizar una suplementación con irisina puede ayudar a personas que padezcan Alzheimer en diferentes fases.

En cualquier caso, por el momento lo que sí podemos hacer es realizar ejercicio físico, independientemente de qué edad tengamos. Mantenernos físicamente activos no solo nos ayudará a mantenernos físicamente más saludables y envejecer de manera más activa, sino que nos ayuda a cuidar la salud de nuestro cerebro.

 

  • Opiniones sobre esta nota