Oremos por nuestras autoridades


2020-11-24 / Marcos Fco. Lopez Robles

Exhorto, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad, Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.1 Timoteo 2:1-4.


Pastor: Baltazar López García

Exhorto, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad, Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.1 Timoteo 2:1-4.

Al escribir su primera carta a Timoteo, Pablo era víctima del imperio Romano, el cristianismo tenía muchas dificultades con las autoridades, quienes les daban muerte a quienes no abandonaban su fe, pero aun así el apóstol les pide que oren por ellos.  Como cristianos tenemos la responsabilidad de orar por nuestras autoridades. La Palabra de Dios nos exhorta a que se clame por nuestros gobernantes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. La Palabra también nos pide que busquemos el bienestar de la ciudad o lugar en donde estamos. Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice transportar, y rogad por ella a Jehová; porque en su paz tendréis vosotros paz. Jeremías 29:7. Por lo tanto, debemos ser luz en la oscuridad. Pablo nos muestra que debemos orar y al mencionar a los reyes y a los que están en eminencia, Pablo se refiere a todos los que se encuentran en posiciones de autoridad. Pueden ser presidentes, senadores, diputados, jueces de las cortes, alcaldes o gobernadores; en fin, todos aquellos que ejercen algún grado de autoridad. Por las siguientes razones.

1.-Porque son puestas por Dios. Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino de parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. Romanos 13:1.

2.- Si hemos aceptado a Jesús como nuestro Salvador y Señor debemos orar por todas las personas. Exhorto, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres. 1 Timoteo 2:1.

3.- Para poder vivir quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. 1 Timoteo 2:2.

4.- Porque es bueno y agradable a Dios. 1 Timoteo 2:3.

Pidamos a Dios sabiduría y oremos para que Dios haga su voluntad con nuestro país, estado y municipio, que nos muestre su gran amor y misericordia, para que nuestras autoridades tengan los requisitos que pide la palabra de Dios, que tomen decisiones que beneficien a la ciudadanía y no a intereses egoístas, que actúen con sabiduría y prudencia.

Referencia: Biblia Reina Valera 1960, google imágenes, reflexiones para vivir.

  • Opiniones sobre esta nota