Fracasa Chandrayaan-2, la sonda que India pretendía aterrizar en el polo sur de la Luna


2019-09-21 / Redacción

La misión del Chandrayaan-2, el complejo proyecto espacial de India para aterrizar una sonda en el polo sur de la Luna, terminó en fracaso cuando los científicos perdieron contacto con el módulo de alunizaje Vikram antes de que tocara la superficie.


La misión del Chandrayaan-2, el complejo proyecto espacial de India para aterrizar una sonda en el polo sur de la Luna, terminó en fracaso cuando los científicos perdieron contacto con el módulo de alunizaje Vikram antes de que tocara la superficie.

A pesar del revés, el primer ministro de la India, Narendra Modi, declaró a los científicos espaciales del país que se sentía orgulloso de un programa que había llegado tan cerca de colocar un módulo en la Luna.

Todavía se desconoce que pasó con la nave espacial, pero Modi aseguró que habría otras oportunidades.

El éxito de la misión hubiera convertido a India en la cuarta nación en lograr un aterrizaje suave sobre la Luna.

"Lo mejor está por venir en nuestro programa espacial. India está con ustedes", afirmó Modi.

Chandrayaan-2 inició un descenso normal hacia la Luna hasta que ocurrió un error a unos 2,1 km de la superficie, según los expertos.

La Organización de Investigación Espacial de India (ISRO), informó que el contacto se perdió segundos antes de que la nave alunizara.

La primera misión lunar de India, Chandrayaan-1, lanzada en 2008m realizó la primera y más detallada búsqueda de agua en la superficie lunar utilizando radares.

¿Qué pasó?

Chandrayaan-2 entro en la órbita de la Luna el 20 de agosto, y tenía previsto iniciar un descenso controlado a la superficie en la madrugada de este sábado, hora india, más de un mes después de su lanzamiento.

El centro de control explotó en aplausos durante la llamada fase "áspera" del descenso, mientras el primer ministro Modi observaba las acciones detrás de una pantalla de vidrio.

El director de ISRO, Kailasavadivoo Sivan, anunció al personal que el descenso inicial de la nave había sido "normal" y que los datos de la misión serían analizados.

Con anterioridad, Sivan había descrito el descenso final como "15 minutos de terror".

¿De qué se trataba la misión?

Chandrayaan-2 (Vehículo lunar 2) era la misión más compleja jamás intentada por la agencia espacial india, ISRO. "Es el inicio de un viaje histórico", declaró K Sivan después del lanzamiento, en julio.

El módulo lunar (llamado Vikram, en honor al fundador de ISRO) llevaba en su compartimento un vehículo de 27 kilos con instrumentos para analizar el suelo lunar.

El vehículo, llamado Pragyan (que en sánscrito significa sabiduría) tenía la capacidad de desplazamiento de 500 metros dentro de un ciclo de vida de 14 días, y se esperaba que hubiera enviado imágenes de vuela a la Tierra para analizarlas.

La misión se hubiera enfocado en la superficie lunar, buscando agua y minerales y midiendo sismos lunares, entre otras cosas.

¿Cuál hubiera sido el significado de la misión?

Un aterrizaje suave en otro cuerpo planetario -una hazaña apenas lograda por tres países hasta ahora- hubiera sido un gran logro tecnológico en las ambiciones de la agencia espacial india ISRO, escribe el autor científico Pallava Bagla.

Añade que también hubiera allanado el camino para futuras misiones de India para aterrizar en Marte, y abierto la posibilidad de enviar astronautas indios al espacio.

Por primera vez en la historia espacial de India, la expedición interplanetaria fue dirigida por dos mujeres -la directora del proyecto, Muthaya Vanitha y la directora de la misión, Ritu Karidhal.

También es un asunto de orgullo nacional -el lanzamiento de la sonda en julio fue trasmitido en vivo por televisión y en las cuentas oficiales de ISRO en redes sociales.

La misión también acaparó los titulares de la prensa global por su precio económico. Como ejemplo, el presupuesto de la película Avengers: Endgame fue más del doble a un costo estimado de US$356 millones.

Pero esta no es la primera vez que ISRO ha sido elogiada por su ahorro. Su misión a Marte de 2014 costó US$74 millones, una décima parte del presupuesto de la misión orbital Maven de Estados Unidos.

 

  • Opiniones sobre esta nota