Cáncer de vejiga se convierte en el cuarto cáncer más común en México


2018-11-20 / Redacción

Según los datos de estos estudios, el 90% de los tumores uroteliales nacen en la vejiga, el 8% en la pelvis y solamente el 2% en la uretra. Las razones por las que se desarrolla este cáncer dependen de muchos factores tanto moleculares como endógenos y medioambientales.


Un nuevo estudio asegura que el cáncer de vejiga es ahora el cuarto cáncer más común entre la población mexicana.

El cáncer de vejiga se ha convertido en el cuarto cáncer más común entre la población mexicana. Al parecer, este cáncer poco estudiado es cuatro veces más frecuente entre hombres que entre mujeres y el 90% de los casos se presenta en adultos mayores de 55 años (aunque todos los que presentan los síntomas deben consultar a un médico rápidamente, sin importar la edad).

Según los datos de estos estudios, el 90% de los tumores uroteliales nacen en la vejiga, el 8% en la pelvis y solamente el 2% en la uretra. Las razones por las que se desarrolla este cáncer dependen de muchos factores tanto moleculares como endógenos y medioambientales.

Los factores de riesgo que se asocian con este tipo de enfermedad son similares a los de muchos otros tipos de cáncer: edad, alcohol, tabaquismo, abuso de café y, claro, la genética… Aunque también influyen otros factores más específicos como las concentraciones de moléculas volátiles derivadas del proceso de potabilización en el agua de la llave.

Los síntomas más comunes cuando una persona empieza a padecer cáncer de la vejiga son el dolor y la obstrucción urinaria (dificultad para orinar). Cuando se presentan estos síntomas, el paciente deberá hacerse una cistoscopia, para inspeccionar el interior de la vejiga y de la uretra. De esta forma se pueden detectar irregularidades e iniciar un tratamiento.

Los tratamientos más modernos para una persona que padece cáncer de vejiga son la cirugía acompañada de quimioterapia, radioterapia y la inmunoterapia. Este último tratamiento ha tenido buenos resultados con el cáncer de vejiga pues es mucho menos agresiva que la quimioterapia. La inmunoterapia se centra en ayudar al sistema inmune del paciente para que éste detecte y elimine las células cancerígenas sin necesidad de matar células sanas.

 

  • Opiniones sobre esta nota