El dolor menstrual muchas veces es por una endometriosis


2018-08-17 / Redacción

Se estima que 10% de las mujeres en edad fértil tienen endometriosis. A partir de esto, en Mendoza serían 48 mil quienes tienen entre 15 y 50 años y conviven con esta patología que se considera discapacitante en muchos casos.


El 10% de las mujeres en edad fértil padece esta enfermedad discapacitante que puede generar infertilidad, o sea unas 48 mil mendocinas.

Por Verónica De Vita

Se estima que 10% de las mujeres en edad fértil tienen endometriosis. A partir de esto, en Mendoza serían 48 mil quienes tienen entre 15 y 50 años y conviven con esta patología que se considera discapacitante en muchos casos.

Una de las principales consecuencias es un dolor muy intenso, particularmente durante el período menstrual, tanto que afecta las actividades cotidianas, y por ende la calidad de vida. 

“Produce dolores tan fuertes que son invalidantes porque a veces no pueden ni levantarse, ni ir a trabajar o llegan a la guardia con  mucho dolor porque se les rompió un quiste endometriósico”, señaló el ginecólogo Santiago Orrico, quien además es jefe del Programa Provincial de Detección Precoz de Cáncer de Mama y Cuello Uterino. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no hay evidencia alguna sobre una asociación entre esta patología y la enfermedad oncológica. 

“Afecta la calidad de vida porque impacta mucho en la vida social, laboral y sexual”, afirmó el doctor Antonio Martínez, especialista local en fertilidad, quien además es vicepresidente de la Sociedad Argentina de Endometriosis. 

Sostuvo que “hay mujeres a las que les afecta tanto que las traumatiza”, algo que pudo confirmar Los Andes cuando intentó buscar testimonios, ya que las consultadas prefirieron no hablar.

El profesional señaló que la Comunidad Europea la considera una enfermedad social y es una de las enfermedades ginecológicas con mayor incidencia. 

Se trata de “una afección en la que se encuentra tejido similar al revestimiento interno del útero (llamado “endometrio”) fuera del útero, donde induce unareacción inflamatoria crónica que puede producir cicatrices. Se encuentra principalmente en el peritoneo pélvico, en los ovarios, en el tabique recto-vaginal, en la vejiga y el intestino", detalla el sitio endometriosis.org, que tiene información específica sobre el tema avalada por profesionales médicos. 

Aclara además que rara vez se ha encontrado en el diafragma y en los pulmones.

La franja etaria pico en que aparece es entre los 25 y los 35 años, sin embargo puede aparecer en mujeres más jóvenes. 

Hoy es el Día Mundial de la Lucha contra la Endometriosis. 

Duro impacto

Una de las consecuencias más complejas se relaciona con la disminución de la fertilidad. En 35% de las mujeres que presentan dificultad para concebir se diagnostica esta patología.

Hay quienes la han caratulado como la enfermedad del siglo XXI, en tanto la vinculan con la mayor cantidad de períodos menstruales. 

El doctor Martínez explicó que  “cuanto más menstrúa la mujer hay más riesgo de endometriosis”; la menstruación también decanta hacia la cavidad abdominal y no siempre se elimina todo, entonces es cuando se produce la implantación del tejido endometrial y queda en los órganos.

Un documento del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), una institución médica de España especializada en reproducción humana, explica que se produce cuando el endometrio -que recubre el interior del útero- se desprende y se desplaza a través de las trompas de Falopio hasta extenderse por otras áreas, como los ovarios, la pelvis o la vejiga.

“Normalmente, este tejido se elimina con cada menstruación y crece uno nuevo en el siguiente ciclo menstrual, pero la adherencia del endometrio en dichos órganos -que es lo que se denomina endometriosis- puede generar dolores, sangrados irregulares y, en algunos casos, problemas de fertilidad”, menciona el instituto de origen español.

Detalla que “el sangrado interno produce lesiones, adherencias, quistes de endometriosis, que ocasionan distorsión de la anatomía y por tanto dificultan el normal transporte de los espermatozoides, la fecundación del óvulo e incluso la calidad del embrión”.

Según Martínez, esto está vinculado también al retraso en la maternidad: “Antes las mujeres se quedaban embarazadas jóvenes y pasaba poco tiempo entre embarazos”. 

También se asocia a causas hereditarias y  factores ambientales como contaminantes, en particular ciertas sustancias químicas que se usan en los plásticos con que se empacan algunos alimentos. Como ocurre con tantas otras patologías no se descarta la incidencia del estrés. 

Advirtió el especialista que es una enfermedad benigna pero con un comportamiento maligno dado que es progresiva e invasora; tiene un comportamiento agresivo.

Los tratamientos son paliativos ya que no se cura: consisten en la administración de hormonas y de ser necesaria la intervención quirúrgica. En casos deinfertilidad la alternativa es la fertilización asistida. 

Síntomas que afectan la calidad de vida

Las enfermas ven reducida su calidad de vida en diferente dimensión, en función del grado de afectación y sus consecuencias. 

Esto particularmente por los fuertes dolores que provoca durante la menstruación y/o ovulación, que no suelen calmarse con los analgésicos habituales y que dificultan la realización de las actividades cotidianas.

Otros de los síntomas que puede tener la paciente son dolor durante o luego de las relaciones sexuales, sangrado excesivo, dolor pélvico crónico, fatiga e infertilidad. Esta enfermedad puede afectar las relaciones de pareja, las familiares, laborales y también la reproducción.

El ginecólogo Santiago Orrico señaló que puede diagnosticarse a través de una ecografía y cuando esta es negativa, hay que apelar a una laparoscopia exploratoria.

 

  • Opiniones sobre esta nota