Deuda británica atasca al Brexit


2017-09-23 / Redacción

Europeos y británicos terminaron en Bruselas una tercera ronda de conversaciones, iniciada el lunes con malos auspicios: la UE había pedido a Londres que empezara a “negociar de forma seria”.


La tercera ronda de negociaciones resultó un fracaso de acuerdo a Michel Barnier

Bruselas. Las negociaciones sobre el Brexit se convirtieron en un diálogo de sordos, con ambas partes acusándose mutuamente por los escasos avances obtenidos, en particular en el espinoso tema de la factura financiera por la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE).

Europeos y británicos terminaron en Bruselas una tercera ronda de conversaciones, iniciada el lunes con malos auspicios: la UE había pedido a Londres que empezara a “negociar de forma seria”.

“En el transcurso de esta semana, hemos hecho una serie de aclaraciones útiles sobre una serie de puntos, por ejemplo, el estatus de los trabajadores fronterizos”, precisó el negociador jefe del bloque, Michel Barnier.

“Sin embargo, no logramos ningún progreso decisivo en ninguno de los asuntos principales”.

Barnier destacó que subsisten dificultades sobre la “factura financiera” del Brexit que deberá abonar Londres.

Londres está impaciente por poder abordar sus acuerdos comerciales post-Brexit con la UE, pero según Barnier: “estamos lejos de constatar progresos suficientes como para poder recomendar al Consejo europeo que se inicien las conversaciones sobre la futura relación”.

A su lado, su homólogo británico, David Davis, intentó ser menos negativo.

“Hemos tenido progresos concretos”, dijo, pero lamentó que “el enfoque británico sea significativamente más y pragmático”.

Durante toda la rueda de prensa, Barnier dejó transpirar su pesimismo. “No estoy enojado, dijo, pero sí impaciente y determinado”, concluyó. 

  • Opiniones sobre esta nota