Los hombres también se deprimen


2017-07-22 / Redacción

La depresión masculina es un trastorno de salud serio, pero muchos hombres tratan de ignorarla o rechazan el tratamiento. Aprende cuáles son las señales y los síntomas y qué hacer.


La depresión masculina es un trastorno de salud serio, pero muchos hombres tratan de ignorarla o rechazan el tratamiento. Aprende cuáles son las señales y los síntomas y qué hacer.

Ciudad de México.- Irritabilidad, aislamiento o retraimiento, así como beber en exceso, pueden ser estrategias nada saludables de adaptación o vías de escape ante los problemas. Según expertos de Mayo Clinic, éestas también pueden ser señales de depresión masculina.

La depresión puede afectar a los hombres de manera diferente que a las mujeres. Cuando los hombres tienen depresión, puede estar enmascarada por un comportamiento de adaptación nada sano. Por varias razones, y con frecuencia, la depresión masculina no se diagnostica y puede tener consecuencias devastadoras cuando no se trata; sin embargo, usualmente mejora con el tratamiento.

Cómo detectar la depresión masculina

Las señales y los síntomas de la depresión pueden ser diferentes en los hombres y las mujeres. Los primeros tienden a usar destrezas distintas para el afrontamiento tanto sanas como no muy sanas de aquellas que usan las mujeres. No es claro por qué los hombres y las mujeres pueden experimentar la depresión de forma distinta. Probablemente se incluyen varios factores, como la química cerebral, las hormonas y las experiencias de vida.

Como las mujeres, los hombres con depresión pueden:

Sentirse tristes, sin esperanzas o con sensación de estar vacíos

Sentirse extremadamente cansados

Tener dificultad para dormir

No gozar de las actividades que disfrutaban en el pasado

Otros comportamientos en los hombres, que pueden ser señales de depresión — pero que no se reconocen como tales incluyen:

Comportamiento escapista, como pasar mucho tiempo en el trabajo o en los deportes

Consumo excesivo de alcohol o de drogas

Comportamiento controlador, violento o abusivo

Irritabilidad o ira inapropiada

Comportamiento riesgoso, como conducir en forma imprudente

Como estos comportamientos podrían señalar o coincidir con otros problemas de salud mental, la ayuda profesional es la clave para un diagnóstico preciso y tratamiento apropiado.

Sin diagnóstico

Con frecuencia, la depresión en los hombres no se diagnostica por varias razones, entre ellas:

No reconocer la depresión como tal. Puedes pensar que sentirte triste o emocional es siempre el síntoma principal de depresión, pero para muchos hombres no lo es. Por ejemplo, los dolores de cabeza, los problemas digestivos, la fatiga, la irritabilidad o el dolor crónico pueden algunas veces indicar depresión. También pueden indicarla sentirte aislado o buscar distracciones para evitar lidiar con los sentimientos o las relaciones.

Restar importancia a las señales y los síntomas. Puedes no reconocer cuánto te afectan tus síntomas o no querer admitirte a ti mismo, o a alguien más, que estás deprimido. Pero ignorar, reprimir o enmascarar la depresión con comportamientos que no son sanos no hará que ésta desaparezca.

Negarte a hablar de los síntomas de depresión. Al ser hombre, puedes no estar cómodo hablando sobre tus sentimientos con familiares o amigos, por no mencionar con un profesional médico. Como muchos hombres, puedes haber aprendido a enfatizar el autocontrol. Puedes pensar que no es viril expresar los sentimientos y emociones asociados con la depresión y en su lugar, tratas de reprimirlos.

Resistirte al tratamiento de salud mental. Aunque sospeches que tienes una depresión, puedes evitar el diagnóstico o rechazar el tratamiento. Puede que te niegues a obtener ayuda porque te preocupa que el estigma de depresión pudiera dañar tu carrera o hacer que tus familiares o amigos te pierdan el respeto.

Depresión masculina y suicidio

Aunque las mujeres intentan suicidarse con más frecuencia que los hombres, éstos tienen una mayor probabilidad de lograr el suicidio. Eso es porque ellos:

Utilizan métodos potencialmente más letales, como las pistolas.

Actúan más rápidamente cuando tienen pensamientos suicidas.

Dan menos señales de alarma, como hablar acerca del suicidio.

Si tienes pensamientos suicidas

Si piensas que puedes lastimarte o vas a intentar suicidarte, consigue ayuda ahora mismo:

Llama de inmediato al 911 o al número local de urgencias.

Busca ayuda en instituciones que dan apoyo psicológico.

Si tienes pensamientos suicidas, pero no estás planeando en hacerte daño inmediatamente, pide ayuda.

Habla con un amigo cercano o con un ser querido aunque pueda ser difícil para ti hablar sobre tus sentimientos.

Contacta a un ministro, líder espiritual o a alguien en tu comunidad religiosa.

Considera unirte a un grupo de hombres en que se hable sobre salud y donde se trate el tema de la depresión.

Pide una consulta con tu médico u otro profesional de salud o salud mental.

Consigue ayuda cuando la necesites

Pedir ayuda puede ser difícil para los hombres, pero, sin tratamiento, es poco probable que la depresión desaparezca, y puede empeorar. La depresión no tratada puede hacer que tú y las personas que te rodean se sientan muy infelices y puede causar problemas en todos los aspectos de tu vida, incluyendo tu salud, profesión, relaciones y seguridad personal.

Aun si es grave, la depresión usualmente mejora con medicación o terapia psicológica (psicoterapia), o ambas. Si tú o alguien cercano a ti pudiera estar deprimido, habla con tu médico o profesional de salud mental. Pedir consejo o buscar ayuda cuando la necesites demuestra que eres una persona valiente.

Depresión masculina y destrezas de afrontamiento

El tratamiento con un médico o profesional de salud mental puede ayudarte a aprender destrezas de afrontamiento sanas. Éstas pueden incluir:

Metas. Establece metas realistas y prioriza las tareas.

Apoyo. Busca apoyo emocional en tu pareja, familiares, o amigos.

Afrontamiento. Aprende maneras de manejar el estrés, como la meditación o la consciencia plena, y desarrolla la capacidad de resolver problemas.

Decisiones. Retrasa la toma de decisiones importantes, como un cambio de empleo, hasta que mejoren tus síntomas de depresión.

Actividades. Participa en actividades que disfrutes, como juegos de pelota, pesca o un pasatiempo.

Salud. Vive un estilo de vida saludable, incluyendo alimentación sana y ejercicio regular, para ayudar a promover una mejor salud mental.

Hay muchos tratamientos efectivos para la depresión. La recomendación a los pacientes es que no traten de “hacerse los valientes” y no traten de luchar contra la depresión solos, porque las consecuencias podrían ser devastadoras.

  • Opiniones sobre esta nota